Como una alternativa para el aumento de las ventas en nuestra ciudad se ha implementado desde hace algunos años el Black Friday, una estrategia creada en Estados Unidos con el fin de ofrecer descuentos en diferentes tiendas para estimular las compras de los ciudadanos.

Los diferentes centros comerciales de la ciudad ofrecerán a sus compradores diversas actividades con el fin de captar un número mayor al establecido en el 2016 que estuvo alrededor de los 450 mil visitantes en Santander.