En Bucaramanga y su área metropolitana el pasado domingo 29 de octubre cientos de motociclistas se reunieron y se desplazaron por varias calles con el pretexto de celebrar de forma anticipada la fecha de Halloween. El hecho causó desórdenes en la carrera 33 y 27 de la capital santandereana.

Pese a que en medio de los controles de las autoridades de tránsito, las motos son inmovilizadas y llevadas a Los Patios debido a la mala conducta de sus conductores, las personas deciden dejarlas abandonadas puesto que es más barato conseguir una nueva que hacer todo el papeleo legal.

Entre tanto representantes de los motociclistas piden a las autoridades más rigor contra los conductores de los velocípedos que se pasan, literalmente,  las normas por la faja y a los indisciplinados mayor prudencia en las vías.