La accidentalidad, la ilegalidad y la contaminación ambiental son algunos de los problemas generados por el uso masivo de la motocicleta en el mundo. Colombia y el área metropolitana de Bucaramanga no es ajena a este panorama.

El aumento de las motocicletas en la calles parece no tiene control. Según el Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, a junio de 2017, el parque automotor matriculado en el país se contabiliza en más de 13 millones de unidades, de éstas más de 7 millones son motos. Entre enero y junio, de este año,  18.273 automotores nuevos se matricularon en Santander y más de la mitad corresponde a velocípedos.

De acuerdo con Yani León Castañeda, directora del programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, en 2007 el parque automotor era de 112 mil unidades. Diez años después el crecimiento de éste superó el 300 %,  mientras la población aumentó apenas un 10 %.

Medicina Legal revela que en el área metropolitana de Bucaramanga, al día, se registran un promedio de 5 accidentes. Este año van 46 víctimas fatales y más de 2 mil lesionados. En más del 50 % de los casos una moto ha estado involucrada.

Según Cómo Vamos que funciona en 11 ciudades colombianas, el 70% de la contaminación de las urbes se estima es generada por las motocicletas. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que buena parte de los ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares estarían relacionados con la calidad del aire.

El uso de la moto como medio de transporte se argumenta, en parte, en la facilidad de adquirir una de estas, en la economía para su mantenimiento, en contraste con el gasto que genera movilizarse en el transporte público, ya sea convencional o masivo. Además se ha convertido en una posibilidad de trabajo para quienes explican no tener más opciones laborales distintas a ejercer el “mototaxismo”.

Así las cosas los habitantes, conductores y autoridades reaccionan de cara a una problemática generada por este medio de transporte, que más parece un arma letal, que una alternativa de transporte sana.