La Subsecretaría de Medio Ambiente en conjunto con la Policía Nacional y la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, inició una campaña que busca erradicar los focos neurálgicos de recepción de basuras en el municipio y crear conciencia en la población frente a la importancia de no botar los desechos en áreas prohibidas.

En un principio los infractores tendrán una sanción educativa, pero si la falta persiste se verán obligados a cancelar una multa de 786 mil pesos tal como se indica en el nuevo Código de Policía.

A pesar de ser considerada la ciudad más bonita del país, Bucaramanga tiene el reto hoy de eliminar 110 puntos críticos de contaminación por basuras que generan daños al medio ambiente.