Mientras el Alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández afirma el embargo de todas sus cuentas bancarias y su limitación para continuar donando su salario a los jóvenes beneficiados con su programa “Pilos del Alcalde”, el Subcontralor Rolando Noriega afirma que ha sido sólo una cuenta embargada, resultado de una investigación por un contrato firmado en el Acueducto de la ciudad.

El fin de esta discusión tendrá lugar cuando un juez defina si existió daño fiscal, sino la medida cautelar que embargó la cuenta del Alcalde por un limite de 141 millones de pesos deberá ser levantada.