Un nuevo brote de fiebre aftosa, se presenta en Colombia, una enfermedad que restringe la posibilidad del comercio internacional de animales, carne y leche. El episodio se registró el pasado 23 de junio en un predio ubicado en Tame, Arauca, lo que ha generado preocupación en el gremio de ganaderos.

El brote se da ocho años después de que Colombia fuera declarada libre de fiebre aftosa por la Organización Mundial de la Sanidad Animal.

La reaparición de esta enfermedad tiene en vilo a los ganaderos locales, principalmente, por las represalias que tomen los compradores internacionales y por el retroceso que esto significa para las exportaciones.