Diputados, defensores del Páramo de Santurbán, representantes de la Sociedad Minera de Santander, Minesa, y de la Corporación Autónoma Regional para la defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB, llegaron al debate de control político citado por la Asamblea de Santander, con el propósito analizar el impacto ambiental que ocasionaría la posible explotación minera a gran escala, por parte de la multinacional Minesa en este sensible ecosistema.

Una jornada que se suspendió debido la ausencia Martín Camilo Carvajal, director de la CDMB, máxima autoridad ambiental en el departamento, tras considerarse de suma relevancia su presencia para resolver interrogantes del proceso de otorgar o no la viabilidad a un proyecto, que aunque está por fuera de la línea delimitada del páramo, es de gran trascendencia porque su proyección es extraer durante más de 20 años, 9 millones de onzas de pirita y cobre, de la provincia de Soto Norte.

Twitter