En el área metropolitana de Bucaramanga circulan hoy más de 600 mil automotores. Quiere decir que, mal contados, por cada dos habitantes hay un vehículo. Eso tiene un impacto directo sobre la salud de sus habitantes que muy pocos valoran.
Desde hace más de dos meses  la capital santandereana mantiene suspendida la restricción de pico y placa, luego de que dos concejales impugnaran dicha medida, cuando con ésta se pretendió sacar de circulación más vehículos de circulación en la zona centro de la ciudad.
El siguiente informe revela detalles acerca de una problemática que las ciudades modernas en el mundo desde los años 70, del siglo pasado, han intentado controlar por las consecuencias de temas ambientales y de salud. Bucaramanga no es la excepción.

Twitter