La “Porno venganza” consiste en compartir por Internet fotos o vídeos de carácter sexual de otra persona, sin su consentimiento, convirtiéndose esta en una práctica muy recurrente en medios digitales por la rapidez y la facilidad de difundir el contenido.

Según el Centro Cibernético de la Policía Nacional entre 2015 y 2016 se registraron 138 casos de violación de datos personales en Santander, de los cuales 105 son mujeres y 33 hombres.

En SoyAutónomo.tv le contamos cómo esta actividad se convierte en un delito, qué daños psicológicos le ocasiona a la víctimas y qué medios legales puede tomar si está siendo afectado.

Twitter