El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, AMB, tiene una deuda de 151 mil millones de pesos con bancos. Esta deuda se contrajo para construir el Embalse de Bucaramanga sin embargo, no se hicieron los canales para que el agua del embalse llegara a algunos usuarios y ahora el proyecto no genera ningún ingreso a la empresa.

Esta situación puso en aprietos las finanzas de la entidad que ahora busca alternativas para salir de la crisis económica y pagar la deuda. Dentro de las opciones que ha planteado el Alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, está la venta de un 4,94% de las acciones.

La posibilidad de vender acciones del acueducto generó polémica en diferentes sectores de la sociedad, incluyendo la Asamblea Departamental y el Concejo de Bucaramanga, quienes temen que sea el principio de la privatización de la empresa.

En el 2016 el AMB obtuvo 28 mil millones de utilidades que no pudieron repartirse a los asociados (como lo son las alcaldías de Floridablanca y Girón) porque los dividendos fueron utilizados para pagar deudas.